15 de enero de 2013

Diosa de la noche


Hay un lugar fuera de lugar
perdido en las sombras de la ciudad,
con aire de vicio que te golpea al entrar
y te cuelga el abrigo con mucho esmero,
tiene escaleras al cielo detrás del WC
y espejos que no devuelven la mirada.

Allí podrás mecerte en la barra del bar
apurando el poso de tristeza en la copa.
Allí al final de la noche una estrella 
bailará encima de la mesa de billar
y cuando esté desnuda apagará deseos,
oh mi diosa obscena de la noche.