4 de septiembre de 2012




aprender otra lengua
para aprender a hablar sobrio
sin retórica que embriague
palabras como soledad