29 de noviembre de 2011

Esclareciendo un poema













Si ma pensée touche
un paysage-
il disparaît

      (Anise Koltz)                        


Si mi pensamiento roza
un paisaje
desaparece

     (traducción de José M.G.Holguera)














A ver si me ayudáis. ¿Qué interpretáis en este poema? ¿Desaparece el pensamiento cuando roza un paisaje o es el paisaje el que desaparece cuando el pensamiento lo roza? Sospecho que el traductor lo ha dejado ambiguo a propósito. Si alguien sabe bastante francés tal vez me lo pueda aclarar. 


16 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Jajaja. Ahí se ve la importancia de las comas, jajaja.
Particularmente, pienso que lo que desaparece es el paisaje, ya que que este último es solo susceptible de contemplación. Si se lo piensa, ya no es paisaje, pues el pensamiento lo modifica en sus meandros.
Digo yo, vamos, una opinión muy particular.
Aunque también podría ser al contrario, pues cuando contemplamos un paisaje con los cinco sentidos, la mente se nos queda en blanco (ay, sobre todo con el mar).
O sea, que no te he solucionado nada.
¡Viva la sugerencia de esos versos!

tula dijo...

A ver: cuando voy paseando y pienso en lo que sea no veo el paisaje, lo que me rodea, estoy virtual, paro la mente y aparece el paisaje...
... otras veces estoy disfrutando contemplando
el paisaje, la belleza del mundo y de repente entra un pensamiento, el paisaje desaparece...
parece ser que es como una puerta batiente de saloon...
resumiendo, valen las dos maneras, me ha encantado.
un beso.

alma dijo...

Hum... mi conclusión es: no pensar-doler, jajaja

No tengo ni idea de francés, Raticulina, me gusta mucho el juego de posibilidades que e se abre en la traducción

Un beso

emejota dijo...

Vamos a ver: Cuando algo entra en contacto con nosotros o viceversa, ambos dejamos de ser lo que eramos antes haber contactado, hemos cambiado. Es física cuántica, entre otras opciones; pues por el hecho de haber entrado en contacto con tu entrada, algo ha cambiado en ella.... ja,ja,.... mi comentario. Y si no lo hubiera hecho la entrada me habría influido de alguna manera y habría generado un pensamiento que no se encontraba en mi cerebro con anterioridad.
No se si me he explicado, esto se explica en términos correctos, pero estoy espesa. Petó.

Encarni dijo...

Si mi pensamiento roza
un paisaje-
desaparece

No sé, pensaba que si ponía el guión me aclararía algo, pero no. Pienso que desaparece el pensamiento y el paisaje, así que queda el infinito para mirar. O el limpo, vaya usted a saber.

Un abrazo.

Raticulina dijo...

Gracias a todos por vuestra opinión. A falta de un entendido en francés que demuestre gramaticalmente que Koltz apunta a una u otra posibilidad, voy a concluir (en mi mente, claro) que el poema está escrito así adrede para que englobe las dos opciones (y hasta alguna otra que se nos haya pasado).
Queda más sugerente (dixit Isabel), como un juego de posibilidades (apunta Alma),un poema-puerta batiente de saloon (Tula, jeje) imbuido de física cuántica e infinito(como agregan Emejota i Encarni).

Besos.

Aquí me quedaré... dijo...

Es muy fácil...
Desaparece el pensamiento (de ese momento) y se queda el paisaje de ese momento.

Ya está

Un beso

Raticulina dijo...

Aquí, no acabo de entender porque lo ves tan claro. A mi me han pasado las dos cosas...
Beso

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

El que desaparece en el original francés es al masculino (il, un) paisaje. El pensamiento -femenino, ma- no desaparece. Me hubiera gustado que fuera alrevés -elle disparaît-. Ma pensée es algo volátil que va de un sitio a otro. Pena que lo externo y visual desaparezca ante la pensée.

Raticulina dijo...

Casilda, ahí está lo que me hacía dudar, que "ma pensée" era femenino pero "il" en francés no sabía si era masculino o indeterminado o qué...y encima al traducir el género del pensamiento cambia de femenino a masculino...
Bueno, gracias.

genetticca dijo...

Hola.
Gracias por visitar mi blog.

La palabra touche no significa rozar, si no, tocar.
Imagino que significa alterar la percepcion con añadidos. Por ejemplo...que maravilla!! Que vista tan hermosa!! que paisaje tan espectacular!!!
Para apreciar la grandiosidad de un paisaje no hace falta añadir ni interpretar. "ser y estar"nada más.

Me recuerda un poema budista que dice.

Si tienes sed
bebe agua
pero no intentes saber
porque te quita la sed.
Segurá siendo agua.


Un abrazo

Raticulina dijo...

Genetticca,
el pensamiento sobra para casi todo.
Gracias por aportar.
Te sigo, me gustó mucho tu espacio.

Un abrazo

Stalker dijo...

el traductor "olvida" colocar el guión, inmensamente significativo, es un signo que hay que respetar en todo caso... eso mismo altera radicalmente el sentido...

otra po(e)sible lectura (terrible e inevitablemente subjetiva): toucher es también conmover: ça me touce: me conmueve

Si mi pensamiento conmueve
un paisaje-
desaparece

es decir, el pensamiento mueve, con-mueve el paisaje, lo conmociona, lo trastoca, lo construye, segrega o proyecta: lo real adquiriría así la contingencia de nuestra percepción, a su vez construida por una cultura mental determinada. Podría leerse aquí la huella de un ingenuo idealismo trascendental, pero Koltz es un felino al acecho: el paisaje desaparece, y el pensamiento en él, con-movido, el pensamiento movido-con-el-paisaje sucumbe a una clausura hermenéutica, a la disolución de las palabras y las cosas en la pura impermanencia del devenir de la mente

es un pequeño poema inteligentísimo, muy hábil, que habla, quizá, de la secreta carencia que explica la raíz de lo que somos, de lo vamos siendo al proyectar nuestros anhelos mentales en lo que, a falta de una palabra más exacta, podemos designar como "realidad"

un abrazo

Raticulina dijo...

Stalker, si es que no hay nada como saber idiomas:-D
Tu interpretación me ha "tocado", y me deja pensando en esa secreta carencia
(y también en el intrincado y complicado mundo de la traducción).

Gracias por la sensible aportación.

Un abrazo

Jurema dijo...

No toques y siente!

Besos y más besos.

Raticulina dijo...

Un buen consejo, Jurema, como siempre.
Besos