24 de octubre de 2011




una mirada en bucle
una madriguera
un tiempo
qué pocos gestos
qué pocas palabras
se necesitan para vivir





18 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Lo mínimo, amiga, apenas una mirada que nos diga que somos, que existimos.
Cómo me hermano contigo, Rat.

Raticulina dijo...

Isabel, iba a cerrar coments para eximiros de la obligación de decir nada, pero se me has adelantado.
Hala, queda abierto para quien se quiera hermanar. Un beso.

emejota dijo...

Tan cierto y tan difícil. Beso.

mariajesusparadela dijo...

Casi ninguno, en el nivel austero.

Raticulina dijo...

Emejota, a veces lo difícil es hablar y gesticular.
Un beso

Raticulina dijo...

Maria Jesús, así es, como los animales.

Alma dijo...

"una mirada en bucle" que bonito, yo creo que me conformo con eso :)

Besos, guapa

Raticulina dijo...

Alma, a mi también solo me gusta eso, puse lo otro pa rellenar, jeje

Un beso

Kosmonauta empieza por Rab dijo...

asi es :)

Raticulina dijo...

Hola Rab, me tienes liadísima con tus blogs.

Fackel dijo...

Rat. Tal vez toda la vida sea un bucle. Creo incluso que hay también bucles dentro de los ídem. Siempre me pareció que un ser gestándose en el útero tiene una formación como bucle, aunque luego la llamen posición uterina.

No sé por qué tu poema me recuerda la imagen del ermitaño, de quien vive con pocas exigencias y recursos, pero ¿no es ya mucho una mirada, una madriguera y un tiempo? Me gusta formalmente.

Y esa foto...qué abstracción fabulosa.

Raticulina dijo...

Fackel. Y ahora acabo el libro de Primo Levi sobre su supervivencia en Auschwitz, y me revuelvo toda, y esas pocas palabras y esos pocos gestos son un mundo.

La foto: solo dos elementos físicos (tierra y aire)y qué fuerza simbólica,eh?

Un beso

Fackel dijo...

Rat. Si te refieres a "Si esto es un hombre", "La tregua" y "Los hundidos y los salvados", lo cierto es que es para acabar hasta con las ganas de leer. Muchos intelectuales alemanes y no alemanes se preguntaron si tras Auschwitz se podía seguir escribiendo. Algunos dejaron de hacerlo. Lo acontecido parecía haber terminado con todo. Tremendo testimonio en primera persona.

Me gusta esa fuerza simbólica de la fotografía, es como si entrara dentro de uno.

Un beso.

Raticulina dijo...

Sí, Fackel, me refiero al primer libro de la trilogía. Puedo entender que se preguntaran qué poder decir después de eso, sin embargo de alguna forma había que decir, seguir diciendo para que no cayera en el olvido.
Un beso.

felicitat dijo...

Precioso poema y foto. Pocas palabras, aunque yo sin hablar me moriria de pena! Creo que los que sobrevivieron a Auschwitz se reinventaron en cuerpo, alma y mente. Hay tenemos pruebas de que nos construimos como humanos para la supervivéncia, si la mente es fuerte, el cuerpo es fuerte también, al no ser que lo troceen con una sierra por puro placer(suena macabro, pero es real).
Saludos,

Raticulina dijo...

Felicitat, puede ser que se reinventaran, de otro modo ha de ser difícil vivir con algo así.
Saludos.

La Perfida Canalla dijo...

Me ha encantado.

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Raticulina dijo...

Pérfida, saluditos y gracias.