16 de marzo de 2011

El recodo




en el recodo del camino
desapareces

















dejas un manto blanco extendido
más allá de tu sombra
buscando un misterio que empieza
tras tu mirada

yo que me quedo
¿dónde voy a encontrarte?



5 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Imposible apresar lo que se ha ido.
Sólo nos queda eso: el recuerdo, su huella.
Un abrazo.

Jose Vte. dijo...

Jo, vaya poema más triste, dificil encontrar cuando alguien se ha ido. Como Isabel pienso que solo nos queda su recuerdo imborrable.

Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Las cosas y personas se encuentran donde menos se esperan, creo.

Besos

Encarni dijo...

Cuando alguien se va y queda la niebla es dificil mirar adelante, porque todo es confuso. Mejor esperar hasta que la niebla se disipe y volvamos a tener ojos para ver.

Un abrazo.

Ibso dijo...

Cada ser que se va, se lleva parte de nuestra vida, y si se amó; además parte de nuestro corazón. Pero así es la vida, llena de despedidas. Aunque siempre queda la esperanza que nos hace seguir caminando: pasar el recodo y hallar una nueva acogida. Un abrazo. Ibso.