14 de enero de 2011

A 33 revoluciones por minuto

Mis quince años inauguraron una década que no me apetece recordar. En esos tiempos bajaba a los infiernos con tanta facilidad como si fuera la "hereva" del mismo Lucifer, en vez de serlo de una familia burguesa catalana.
Me sentía perdida en el mundo real, con una marcada tendencia a cuestionarlo, abandonarlo e indagar en sus grietas, alternativamente.



Abandoné estudios, trabajé, trabajé y estudié. A los 25 me socorrió mi familia, que siempre había estado allí y no supe apreciar hasta entonces. Conseguí cierta estabilidad emocional interna y pude desenvolverme relativamente bien en el mundo. Veinte años después, sin embargo, sigo confundida, y perdura en mi día a día un incierto sentimiento de pérdida.

(Entre miles de canciones, Epitaph de King Crimson abarca, como un símbolo, esa década prodigiosa)


19 comentarios:

Fackel dijo...

Rat. No creo que haya mortal que no lleve consigo una cierta sensación de pérdida, en mayor o menor medida. En algunos, además, esa sensación se troca también en sentimiento, y eso es peor porque signiifica que se ha interiorizado demasiado la/s pérdida/s y se corre el riesgo de vivir con complejos de frustración. Todo es muy relativo. Habría que preguntarse también de qué pérdidas hablamos. A cambio de no haber hecho unas cosas, hemos hecho otras. Y el proceso de la vida sigue.

Los que hemos vivido en nuestros tiempos jóvenes a demasiadas revoluciones por minuto, la vida nos chirrió mucho. Conozco casos en que no es que perdieran su pasado: es que se perdieron, incluso para siempre, ellos mismos.

Pero siempre estamos recomenzando. ¿Como entonces? Supongo que de otras maneras, para mí más ricas. Recuerdo el disco Somniem de Lluis Llach...si ens dieu temiu massa pressa / es clar que si! caminar, arribar, recomenzar, si, tenim pressa...Teníamos prisa ¿para llegar a ninguna parte? ¿¡Quién llegó a alguna parte total!?

Un beso.

mariajesusparadela dijo...

El día que dejemos de buscar, mejor nos morimos ¿no?

tula dijo...

Los caminos del espíritu son extraños pero colaboran en nuestra construcción, por lo menos en mi caso...
Soy lo que fui.
un beso

Ofelia dijo...

Algunas personas nos hemos de inventar el mundo para poder adaptarnos a él.
Un gran abrazo***

felicitat dijo...

Deslumbrantes las palabras de Fackel, apasionante King Crimson... yo, después de veinte años también siento que no estoy aquí, pero alguien pregunta, Mama??, y vuelvo. Tengo muchas subidas y bajadas emocionales, hace unos años que caí en una profunda depresión!, ni siquiera quería oir hablar de mis hijos, es duro. Lo contaré con música si me da tiempo! Besos,

ARO dijo...

Esta experiencia bloguera está contribuyendo a que nos conozcamos mejor todos los que habitualmente nos visitamos y leemos.

La música que nos pones parece reflejar un estado de tristeza, pero es muy buena.

felicitat dijo...

Rati!, además de decirte que estás preciosa en la foto, yo también llevaba una melena así!, decirte que he leído Era de seda i altres contes, de Rodoreda. El llegat de Judes, de Miralles. História de mis putas tristes, de Márquez. Y estoy terminando El Sarí vermell, de Moro, además de leerme algún que otro capítulo de la Biblia, que me interesa y hago servir para las clases con l@s chaval@s de forma realista, aunque creo que pronto me van a excomulgar...jajajaja, el otro día el vicario me tachó de hereje, no congeniamos ni a la de tres, suerte que ni pincha ni corta bacalao, sinó, creo que tendría que llevar velo puesto para hablar con el!, nos tiene fritas, pero nosotras duro ahí, que ya cambiaron los tiempos en nuestra parroquia desde que yo era joven. No soporta que cantemos canciones de Llach, ni que tengamos ese aire de kumbayás, dice que eso no es ser cristiano, ni católico, también nos llamó fariseas... en fin!, si no le gusta, que se busque otro lugar, o otro país! Petons.

felicitat dijo...

Semblava de seda... es la tercera vez que lo leo, me gusta muchíiiisimo.

Encarni dijo...

Reconozco ese sentimiento de perdida, esa sensación que muestra el video, la perdida de nuestro tiempo. Para mi también fue una década bastante dura, pero en otros aspectos. En esa decada debía mirar hacia adelante, siempre hacia adelante, en el cual no había un yo, si no un 'nosotros' y me refiero a mi familia.
A veces yo también he pensado que sólo quedaba llorar, pero después había que secarse las lágrimas y continuar.

Me ha gustado mucho esta entrada tuya, y se te ve una chica bastante interesante (guapa).

Un abrazo.

Eastriver dijo...

Emotiva entrada... Prisa hay que tener en ocasiones, para uqe nada se adormezca. Pero conviene saber que somos débiles y que todo puede caer en cualquier momento. Endavant, això sempre.

yraya dijo...

Quién no se ha sentido perdido en alguna ocasión y aún con el paso de los tiempos tadaviá aparece esa sensación de perdida y de caida, te vuelves a levantar y te encuentras...
Muy guapa estás en la foto.
El vídeo desgarrador.
Saludos

Aquí me quedaré... dijo...

Rat, las pérdidas y la tristeza quedan siempre remetidas en los pliegues de la falda y saltan de vez en cuando, nos ahogan e impiden caminar.
Es lo que somos, pasado y no tiene remedio el tema.
No me gusta ser mi mayor y peor enemiga y vivo con todo.Unas veces mejor, otra peor.
No hay más, creo.

También hablé de mis 15.

Un beso cariñoso.

emejota dijo...

Guapa :) Sabes muy bien cuanto te entiendo. Resulta difícil renunciar a todo para iniciarse de nuevo en la vida, pero es posible, tantas veces como sea necesario.

Anna Jorba Ricart dijo...

Es verdad que a veces se siente no saber hacia donde tirar...
pero lo mejor es hacia el camino que dicta el corazón...
La canción no la recuerdo...pero me gusta....

Jose Vte. dijo...

Yo creo que muchos nos hemos sentido identificados con lo que cuentas, la rebeldía de la edad juvenil, y las dudas actuales, pero hay que seguir mirando adelante, dudas siempre existiran.
King Crimson fueron durante varios años un auténtico icono para mi, tengo varios discos suyos en vinilo.
Epithap es uno de los temas mas impresionantes del rock sinfónico, absolutamente maravillosa. Robert Fripp era un genio.

Me la has quitado.
Un abrazo

Raticulina dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Gracias chicas por vuestros piropos, los chicos ni mu, hay que ver!...

Isabel Martínez Barquero dijo...

Llego tarde, pero creo que nunca es tarde para decirle "guapa" a una chica. Y en todos los sentidos: externo e interno.
Ah, y cuántas veces nos perdemos. Menos mal que existe la alegría del reencuentro con nosotros mismos.
Un abrazo grandote.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Se me olvidó decirte que King Crimson también fueron para mí todo un totem, la música por antonomasia de aquellos años.
Besos, colega.

Aquí me quedaré... dijo...

Rat, miro tu foto y me recuerdo...
Me gusta mucho

Besitos