28 de noviembre de 2010

Desposesión


Lo que más le dolió vender  fueron los libros,  tal vez  intuyéndolo decidió empezar por ellos. Una vuelta por el mercadillo de segunda mano le proporcionó un montón de tarjetas con números telefónicos de compra-venta. Tardaron una semana en vaciar su casa de papel impreso. Se impuso actuar sin piedad y no ceder a sentimentalismos guardándose algún libro, pero en el último momento apartó uno, delgado,  la traducción que más le gustaba del Tao Te Ching.
Seguidamente le tocó el turno a la música, a su antigua colección de discos de vinilo, y a los cedés. Su corazón, por entonces, estaba tan encogido que sólo sintió una leve opresión más.
Después de eso, sacarse de encima los objetos decorativos y cotidianos fue un alivio.
Con la ropa no tuvo ningún miramiento. Se quedó con lo básico e imprescindible. Todo habría de caber en una maleta.


La luz del alba reflejó las ausencias en los muebles vacíos. Atravesó el piso a zancadas cerrando persianas y llaves de paso. Cogió la maleta y la pequeña mochila y salió de su casa cerrando con llave. Al dejar ésta en el buzón, donde la recogería más tarde su administrador, sintió un impulso y metió también el libro del tao.
El aire frío de la mañana le golpeó el rostro. Lo aspiró hasta lo más hondo y echó a andar hacia la estación. Pensó que estaría bien encontrar en el tren un asiento al lado de la ventana.



22 de noviembre de 2010

Time goes by




" Tus bellas promesas fueron
  Como el rocío que da
  Vida a una planta agostada,
  Pero ahora ya casi ha
  Pasado el otoño de otro año."


 Fujiwara No Mototoshi

3 de noviembre de 2010

Concurso Paradela - Haiku



Naciste mujer.
Contigo nació un ser
que no se rinde.






(Fotografía sacada de la agenda anual editada por el Concello de Vigo)