1 de diciembre de 2010

Esperando


jugaría a escribir
enlazar palabras que expresen algo
no ese algo dedentro
sino cualquier algo defuera...

jugaría a vivir
animar actos para que fueran vida
no esa vida dedentro
sino cualquier vida defuera...

pero dentro hay algo
en lo más hondo
innombrable
que se mueve
interminable mente
desvelando a su paso
las mentiras
...
y los brazos cuelgan al lado
como los mechones sin brillo
y las manchas no se despegan
de los viejos pulmones
y hay manchas en la ropa
y en los dedos amarillentos
y más manchas aún
en la visión de sus ojos
y algo oscuro
que mancha y ocupa
el lugar del corazón

12 comentarios:

Ibso dijo...

Que intranquilidad me produce tu poema Raticulina, me suena a enfermedad, esa que mucha gente llama "algo malo" en vez de cancer.
Espero estar equivocado.

Un abrazo, Ibso.

Raticulina dijo...

Ibso, no te preocupes, no es eso.

Un abrazo

emejota dijo...

Ese poema es intenso, violento, infame, como la vida misma, y mas vale saberlo que empeñarse en mantener los ojos cerrados con mucha fuerza. Un fuerte abrazo.

Eastriver dijo...

Yo lo entiendo como el peso del recuerdo... o del tiempo interior... el inevitable paso del tiempo. Muy bonito en todo caso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

La melancolía pesa, tiñe, se extiende y nos invade la muy...
Como cada cual entiende lo que quiere y lo bueno es la evocación, a mí me has evocado a la puñetera melancolía, una mala hierba difícil de extirpar.
Muchos abrazos que la compensen si se trata de esa perra amiga.

felicitat dijo...

Como un cigarrillo! Deseable, intenso, placentero, pero deja huella...

Precioso. Me gusta ver como debora la hoja ese caracolillo, voraz!

Saludos Rati,

tula dijo...

Así es....
un beso.

Raticulina dijo...

Como un test de Rorscharch, parece que el poema con su ambigüedad saque a la luz los fantasmas de cada uno. Nadie pierde, no es un concurso.
Gracias a todos por multiplicar su sentido y por vuestro apoyo.

Abrazos

Fackel dijo...

Para mi no hay mancha alguna. Sólo simbiosis. Vida.

Rat. Y si los comentaristas leemos en función de cada uno de nosotros, de nuestras cuitas, fantasmas e ilusiones, ¿no hay mejor elogio o simplemente explicación de la función de un poema que haga precisamente de llave de nuestro interior?

(Por otra parte es impecable, y bastante implacable, sí)

Un beso.

Encarni dijo...

A mi me habla de la pena, que lo mancha todo de un color oscuro y que va matando por dentro la vida que se debe vivir fuera.
Lo mismo es mi propia subjetividad...

Un abrazo.

ARO dijo...

Muy buen poema, lleno de sugerencias para que cada lector interprete. Y la imagen que lo ilustra es estupenda.

Stalker dijo...

me ha gustado especialmente: dedentro, defuera

todo lo que se juega en la eliminación de ese espacio. porque al clausurar el margen entre palabras algo, algo no nombrado se abre e instala un detonador silencioso justo en medio del sentido pactado.

no otra cosa es la poesía: diseminación de ese "algo oscuro que mancha y ocupa el corazón"

el poema me imanta y no lo voy a prender a mi subjetividad, no le adheriré la herrumbre de mi historia o mi subjetividad:

me dejo imantar, lo dejo entrar

gracias

/abrazo