22 de junio de 2010

Canción de cuna


sin aferrarse

las uñas roídas
los dientes caídos

se desliza en agua
entre aguas
toda agua



sin asirse

mecida
acunada

tan cubierta de lodo
tan reposada
en el fondo



8 comentarios:

Fackel dijo...

Oh. Ohhhhhh.

Isabel Martínez dijo...

Enfangada, como la tierra, como todos en infinidad de ocasiones.

mariajesusparadela dijo...

Pero limpia. Como el agua.

Raticulina dijo...

Cómo me gusta dejarte sin palabras, Fackel.

Isabel, MJ, en el fondo deja de tener importancia si uno está enfangado o limpio, en el fondo
ya no hay juicios morales.

Abrazos

Aquí me quedaré... dijo...

Ay, me encantan tus poemas.

Pues sí, dejar sin palabras y con la boca abierta a nuestro amigo Fackel tiene su mérito. ¿Verdad?

Tula, tiene un vídeo muy bonito de viento y espigas.

Besos

Raticulina dijo...

Aquí, al echar la foto pensé que no se plasmaría el movimiento del viento en el campo y me supo mal,pq era precioso. Y luego vi el vídeo de Tula ...y me quedé meditando sobre si comprarme una cámara de vídeo...

Gracias y un beso

Aquí me quedaré... dijo...

Pues se ha plasmado perfectamente.
Puedo seguir el movimiento de las espigas.

En el fondo no hay juicios morales.
Estoy de acuerdo con matices..
No hay que llegar al fondo. No

AROBOS dijo...

Esas imágenes poéticas son muy bellas, y la foto es como una canción de cuna que te mece el espíritu.