23 de mayo de 2010

Ilusión de ilusiones



cuando murieron las grandes ilusiones


se corrompieron en un pliegue de mi ser
enmoheciendo las válvulas del corazón
rechinando en cada bombeo
a cada aleteo


me repito que se puede sobrevivir así
abrazando el gran vacío blanco
detenida en tus facciones
ahogada en tu azul




6 comentarios:

Estonetes dijo...

La esperanza es que cuando mueren las grandes ilusiones. nazcan otras nuevas (aunque sean pequeñas).
:)

Isabel Martínez dijo...

El azul reconforta en los tramos intermedios. Es un color sedante, aunque algo frío, apropiado para los calores que nos entran.
Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Hay azules y azules. Y unos ahogan y otros salvan.

AROBOS dijo...

Azul es la música,
azul es el cielo,
azul es la túnica del sagrado rezo,
por eso mis voces
sin eco y sin fin
repiten siempre:
¡azul para ti!

jcaguirre dijo...

En la catedral de Toledo hay una tumba de un gran arzobispo del siglo XV. El arzobispo en cuestión quisó que en su lápida no se escribiera su nombre ni nada relacionado con él ni con su identidad. La lápida es gran y de un metal dorado creo recordar y sólo pone en latín "Aquí yace polvo ceniza y nada"... Creo que ese epitacio encierra un gran misterio... Aunque dudo de que estemos a su nivel -empezando por mi-... Con todo, lo que si tengo claro, es que vivir y crecer supone saber ver a la espalda, cada vez más lejos, ciertos ensueños y ciertas creencias particulares

Eastriver dijo...

Azul es blue, y blue es también triste. El azul es color de matices, y tu poema muy intenso.