2 de marzo de 2010

Existencia



al fin

frágil


aleteo
zumbo


no puedo gritar

no puedo correr

no puedo alejarme





5 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Rat, por favor, tantos noes me parten el alma.
Besazos con síes que se ruegan para ti a quien corresponda.

mariajesusparadela dijo...

Así son mis pesadillas. Pero despierto, todos podemos despertar.

tula dijo...

un beso y un abrazo.

Meri Pas Blanquer dijo...

Podrás y tu grito se escuchará en el cosmos.

Fackel dijo...

Ella, espigada,
donde lo singular se hace tan múltiple.

Ese rostro
es mi rostro.
Y el aderezo de colores
no puede ocultar la humilde sencillez
que le hace grande.

Inquieta voz al cielo,
tenue ramaje en el que yo,
insecto de los días,
me columpio
para absorber su savia,
y nutrirme con ella.