5 de marzo de 2010

Clemencia
















Tu recuerdo
es ya un ungüento frío.

Aboco el cuerpo
a la marea insustancial
del olvido.


Descansaré de cara al cielo.


.

5 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Un buen descanso para un corazón limpio.

Lo mejor del olvido es que, al cabo de poco tiempo, hasta se olvida de sí mismo.

El poema, delicioso, críptico y con un mensaje claro y esperanzador.

mariajesusparadela dijo...

Yo me siento bien porque lo hayas conseguido.

tula dijo...

y un buen día sucede.
un beso.

Ramon.Eastriver dijo...

Excelente como muchos tuyos. Presente, presente (respiro hondo) y futuro (verso final). Claro, primero me curo y me relamo para curarme porque luego podré descansar. Qué cielo azul!

El Pinto dijo...

Poco a poco es bueno desprenderse de lo que no merece.
Saluds