27 de noviembre de 2009

Bajo el signo del escorpión



















Hubo desiertos sutiles como una mirada perdida
y hubo desiertos que mordían y desgastaban
pero en ninguno verdeció la primavera
ni en ellos se posaron los pájaros amables.

Me recorrí entera con algodón empapado
lista para el blanco pinchazo del olvido
creyendo que mis dunas eran arena
que alguien escurría entre sus dedos.

Hubo espejismos que centellearon, demasiados,
que desaparecieron al menor contacto
y hubo otras tantas renuncias, demasiadas,
que cristalizaron en sangre como rubíes.

Me dejé palpar entera, abandonada
al aire cálido y sofocante de los estíos
descreída en cada grano y cada surco
desvelada al fin, sobrevenida.


(foto sacada de internet, desconozco autor)

14 comentarios:

leone dijo...

CIAO!!SONO CONTENTO CHE RI-SCRIVI!MI SONO MANCATE LE TUE POESIE,LA TUA MUSICA,CHE SENTO,COME SEMPRE, ANCHE IN QUESTO TUO "ESCORPION"!BACI!!

Fata Morgana dijo...

Mejor dejarse que no dejarse, y que en el dejarse hayas dado lo que eres, recreándolo. Feliz cumpleaños, escorpión!

Raticulina dijo...

Ciao Leo, se agradece tu entusiasmo, mi casa está faltada de él en estos momentos.

Baci

Raticulina dijo...

Fata, coincido, pero qué dolor...

Mi cumple fue a principios de noviembre, gracias.

merce dijo...

Profundo, sutil, me encantó.

Con tu permiso volveré.

Un abrazo Reticulina.

tula dijo...

!!!bienvenida!!....siempre tan lúcida.
Babel, siempre Babel.
un abrazo.

Raticulina dijo...

Merce, pásate cuando quieras.

Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Raticulina dijo...

Tula, es fácil ser lúcida a posteriori...cuando estás metido de lleno en Babel sólo hay confusión. Pero todo pasa, esa es la esperanza, y aprende.

Un beso

Fackel dijo...

No, Babel no es necesariamente confusión. Eso es lo que nos han contado los clérigos de toda laya simplista e interesadamente. Esa puede ser la percepción inmediata, frente a lo que no estamos acostumbrados. Babel no implica no entendernos. Lo implícito siempre lleva adjunto lo explícito. Leer desde un lado es leer demediadamente. Babel implica también, y acaso sobre todo, abrirnos. El mito bíblico es cercenante porque al propio mito y a su larga mano le interesa serlo, o así lo entendían quienes en su momento lo interpretaban. Pero Babel es el símbolo del intercambio, de la mezcla, de la participación, de la construcción, del ser otros y seguir siendo nosotros, del ser todos todos, del reto a la propia Humanidad, del desafío al mito de Dios, del avance, de la percepción colectiva y fraterna, de la espiral salvífica, de la serpiente engullidora y exégeta de nuestras experiencias, de la ciudad como cosmópolis (hasta las más pequeñas localidades que crecen en sí están tocadas por el signo de Babel), en fin...que Babel e smucho Babel.

¡Viva Babel! ¡Abajo los tópicos!

kweilan dijo...

Felicidades!

Raticulina dijo...

Fackel, estoy de acuerdo contigo en todo lo que representa Babel en cuanto símbolo positivo y creador, pero para mí también representa la escisión dolorosa de la incomunicación personal, de la falta de armonía, de la soledad de la no identificación...
Sigue enarbolando esa ferocidad inspiradora...se agradece tu espíritu constructivo. Biba!

Raticulina dijo...

Kweilan, gracias. Me encanta cumplir años, básicamente porque me regalan libros, je.

Un abrazo.

tula dijo...

..., pues feliz próxima vuelta al Sol...
un bsazo.

Anónimo dijo...

Hey, I am checking this blog using the phone and this appears to be kind of odd. Thought you'd wish to know. This is a great write-up nevertheless, did not mess that up.

- David