21 de septiembre de 2009

Equinoccio




Salpicará la sangre

al agostado.

Y surgirá otra vida.





Foto: Bahman Farzad





5 comentarios:

tula dijo...

...pues sí, la vida no es lineal...son diferentes intensidades a lo largo de ella.

Fackel dijo...

Rat. La sangre que salpica dentro. La que debe renovarse al respirar a cada instante. La que se limpia cuando sus glóbulos están preñados de ilusión y aliciente.

No conocía la obra de Farzad. Exploraré luego su obra en internet. Pero a primera vista tanta nitidez, tanto esfuerzo de limpieza de lo secundario, me abruma. ¿Son así la naturaleza, los objetos, los espacios, las especies? Pero atrapa, sí.

Raticulina dijo...

Tula, no es lineal, no, es más bien una espiral (ascendente, espero, ja)
Un beso


Fackel, joder, qué bien lo explicas...
Farzad me gusta precisamente por ese despojar. Es un esfuerzo similar al mio cuando escribo, acabaré despojando tanto que con una vocal me apañaré!
Un beso

Jurema dijo...

Que lindo querida!!
La vida zigzaguea y nos zarandea como le viene en gana..mejor nos convertimos en junco..

Besitos

Raticulina dijo...

Muy zen, Jurema, me adhiero a tu propuesta...

Un beso