12 de julio de 2009

Recorrido



me aferro a un instante de fuga inacabable
retrocedo a lo liviano de tus dedos en mi piel
pido palabras simples que me traigan de vuelta


de este cuerpo desubicado en la distancia
de estas consignas que interstician mi mente
de la orfandad de nuestro universo cuestionado
 
 
(imagen sacada de internet, desconozco autor)
 

2 comentarios:

Fackel dijo...

Bien, Rat, tu estilo toma fuerza. Suena a plegaria, pero las plegarias son poesías, independientemente de su contenido adulterado o rayado o rallado. Mira El Cantar de los Cantares, por ejemplo, que no tiene pérdida. Cuando lo leo, me sorprende que esté todavía incluído en ese Corpus denominado La Biblia (lo de Sagrada es otra historia).

Persiste.

Buena noche a la sombra de los granados.

Raticulina dijo...

Fackel, comparto tu sorpresa en cuanto a la inclusión de esa pequeña joya en la Biblia...en qué estarían pensando...una de las interpretaciones más retrógradas que he leido compara al amante con Dios y a la amada con Israel, un alucine, jaja...
Mi ejercicio te suena a plegaria? pues puede,porque es un recorrido de la oscuridad a la luz, aunque sin intervención divina en su sentido más dogmático.

Un beso