6 de junio de 2009

llegaré

llegaré a este verano
con mis antiguas cicatrices
tres en el vientre
y la invisible en el corazón

me expondré como siempre
sobre la arena caliente
capaz de plegarme
a los designios del mar

8 comentarios:

Jurema dijo...

Admiro tu capacidad de enlazar frases tan bellas y expresar sentimientos profundos.
Es un placer leerte!

En mi casa hay un merecimiento para ti, cuando puedas pásate a recogerlo.
Un achuchoncito.

tula dijo...

Estoy aprendiendo a limpiarme con tu ejemplo...
el tiempo lo cura todo, aunque siempre queda una sombra..
Escribir y dibujar me ayudan a volver en mí,... eso me estás enseñando.
Me gusta tu poesía.
con afecto fractál.

berenice dijo...

Con el tiempo las cicatrices son condecoraciones.
Marcas que te dejan saber que sobreviviste.
Besos

Raticulina dijo...

Jurema: Gracias por tus palabras, por el regalito y sobretodo, por estar ahí.
Ahora me paso a buscarlo.

Un abrazo

Raticulina dijo...

Tula: No sabía que el dibujo era tuyo! Qué bien que exorcises tus fantasmas dibujando (lo admiro, yo soy nula para eso) y limpiándote en el mar...
Y bueno, respecto a la sombra,no hay nada que hacer. Forma parte de uno pero te aseguro que determinadas sombras dejan de doler. Y la sombra, por otra parte, también indica que hay luz...

Gracias y un beso.

Raticulina dijo...

Berenice: Somos supervivientes.
Pero siempre deseando vivir más y más aún sabiendo que vamos a quedar heridos,no?

Las cicatrices me recuerdan mis victorias.

Un beso

kweilan dijo...

Precioso.

Raticulina dijo...

Em sorprèn que a algú li agradi el que escric, no m´hagués imaginat mai, abans del bloc, que pogués compartir les meves paraules...

Gràcies, Kweilan.