26 de junio de 2009

La ausencia



me falta el gesto, circunvalando ámbitos
me falta el aura, hormigueando espacios
me falta el roce, segregando el gozo
me falta el olor, emanando el día
me falta la mirada, acariciando
me falta el cuerpo, palpitando



(fotograma del film Persona de Ingmar Bergman)

6 comentarios:

Meri Pas Blanquer dijo...

Extremadamente hermoso, esas palabras se meten sin anestesia en la sangre!

Te felicito, de veras!

tula dijo...

sin palabras.....así es...pero la falta de olor mata, debe ser lo último del sentir.
fractalmente

Fackel dijo...

Rat. O tal vez no te falte, y todo esté en el magma, y todo esté en su curos, y todo vaya fluyendo, y todo vaya construyéndose...

Vas afinando tus composiciones, y si breves, mejor.

Raticulina dijo...

Meri: a veces es necesaria la anestesia para superar la carencia, y otras veces es mejor nombrarla a pelo.

Gracias y un beso.

Raticulina dijo...

Tula: dicen que el olfato es el sentido más desarrollado al nacer, acaso sea el más visceral y el último también en desaparecer. Pero yo soy una observadora, una intensa voyeur, y sin la mirada me apago.

Un beso

Raticulina dijo...

Fackel. Tal vez todo esté donde dices, pero faltar me falta. También es verdad que tengo mucho en compensación por lo que falta...

Un beso