14 de mayo de 2009

No sin mis lágrimas



Cuando las palabras se amodorraron y lo actos se vistieron de cotidianidad
preferí declararme insolvente y no pagar con la misma moneda.

Cuando mirarnos a los ojos se pareció demasiado a un puente sin cruzar
preferí dejarme resbalar por los bordes brillantes de las cosas.


Prefiero no dar un paso más sin mis lágrimas, no volveré a caminar sin ellas.
Serán un faro. Un farolillo cuando sean pocas. Una diminuta luz cuando sea una.



(foto sacada de internet, desconozco autor, clickando en ella lleva al sitio de donde la bajé)

2 comentarios:

kweilan dijo...

Precioso, raticulina.

Raticulina dijo...

Gràcies Kweilan.
Et segueixo lleguint encara que no comenti. No he llegit res del que postejes últimament. Bé, La Regenta sí, a l´escola, però em fa vergonya dir que no me´n recordo de res...

Un petó.