16 de mayo de 2009

La muerte de un haiku

















Un mensaje sin vida garabateado en el margen, así quedó el haiku que no llegaste a recibir. Nunca supiste de su muerte lenta en una hoja olvidada. Iban a ir lejos las palabras, a buscarte y a tocarte, armadas de valor. Pero se quedaron esperando, y sucumbieron a la espera. Al final resultaron ser para mí. Mi regalo. En el día lejano de mi cumpleaños.


(foto sacada de internet, desconozco autor)



4 comentarios:

Fackel dijo...

La foto de los árboles invernales me sugiere un haiku, mira por donde.

Como las venas
la sangre que circula
hará floresta

Buen día de sol apetecible.

cerriwden dijo...

Querida Raticulina
Tu haiku llegó, a ojos equivocados tal vez, pero espero que resuenen y sigan su camino al verdadero destinatario.
Mientras, por acá amanece y se vé la hermosa conjunción de la luna con Júpiter y Marte Venus en Aries, que hacen una sola estrella enorme.
Besos.

Raticulina dijo...

Fackel: Sí, es verdad, el árbol de la foto prece más faltado de algo que muerto.

Y tu haiku transmite perfectamente lo que le falta: hay esperanza.

Gracias y un beso.

Raticulina dijo...

Cerriwden: La ví. Ví la conjunción Luna-Júpiter a las 4 de la mañana. Espléndida. Y también estaban Neptuno y Quirón que aunque no se veían aportaron algo al ambiente...

Y qué puedo decir del haiku... El haiku ha muerto. Viva el haiku!

Un beso