1 de mayo de 2009

A la doceava campanada



¡Una! ¡Oh hombre! ¡Presta atención!
¡Dos! ¿Qué dice la profunda medianoche?
¡Tres! “¡Yo dormía, yo dormía!
¡Cuatro! De un profundo soñar me he despertado.
¡Cinco! El mundo es profundo.
¡Seis! Y más profundo de lo que el día ha pensado.
¡Siete! Profundo es su dolor.
¡Ocho! El placer es más profundo aún que el sufrimiento:
¡Nueve! El dolor dice: ¡Pasa!
¡Diez! Mas todo placer quiere eternidad.
¡Once! ¡Quiere profunda, profunda eternidad!”
¡Doce!


Nietzsche: Así habló Zaratustra

(foto sacada de internet, desconozco autor)



7 comentarios:

Fackel dijo...

Rat. Es enorme Nietzsche, explora la oscuridad y la revienta. Su obra sigue siendo actual. Demasiado exigente para las mentes de la mediocridad y de lo light que hoy predominan en nuestro entorno. Su demolición de la religión no tiene precio. Su deconstrucción de la farsa cristiana es única. Acércate a él. Busca, por ejemplo, en Ecce Homo. Muy bien por traerlo a tu blog.

CaveCanem dijo...

...el que atraviese un oceáno devorado por una gran tempestad llegará a la Isla del Cielo Sin Color, un cielo anterior. Y entonces deberá empapar la altiva bóveda con sus propios colores.

Raticulina dijo...

Fackel, Cave Canem:
Me acerqué a Nietzsche, y a otros, demasiado temprano en mi vida, y luego anduve por caminos prohibidos...donde me olvidé de mí, y quedaron ellos.
No sé si me apetece releerlo,ahora estoy reconociendo en la oscuridad mis propios colores.
Tal vez más adelante.

Gracias a los dos.

tula dijo...

El Universo crea conciencia, retándonos a ser conscientes mediante la presión, pues sin ella no hay transformación... nuestro problema creo reside en rechazarla.
Me siento parte de la naturaleza y observandola(nos) me doy cuenta que desde el virus a la ballena todos luchamos por evolucionar la conciencia.......doliéndonos.
bueno, así lo veo....
fractalmente

Raticulina dijo...

Tula: Si, el dolor es un gran Maestro. Y el placer.
Pero también es necesario saber salir de los dos, una vez te han enseñado lo que necesitas.
Lo que me gustaría es poder trascender el sufrimiento mental y acceder a la vida desde otro ángulo...

Un beso

Stalker dijo...

Decía alguien que Nietzsche no existe, que Nietzsche son los padres. Su demolición del cristianismo sigue intacta, y su ingenuidad poderosa (según Cioran), su larga sombra proyectada como un eco insumiso sobre las lápidas de la posteridad...

Sigue teniendo mucho que enseñar.

Abrazos

Raticulina dijo...

Stalker: Si hay algo que me acerca a Nietzsche es su postura ante el dolor,esa alquimia que usa en sí mismo para no sucumbir a él y transformarlo en alimento.
"Si no invento la maravilla alquimista de convertir también en oro esta basura, estoy perdido.Tengo aquí la más preciada ocasión para demostrar que para mí todas las experiencias son útiles, todos los días sagrados y todos los hombres divinos."

Un beso