7 de marzo de 2009

A la una, a las dos, y...

Sobre la mesa de la cocina, mi cuartel general, lleva un par de días mareándome el "Breviario de podredumbre" y los "Ejercicios de admiración" de Cioran. No son lecturas recomendables para nadie en su sano juicio, y evidentemente aún menos para mí. Cuando tiro de Cioran, sé que algo empieza a fallar... Son las 4 de la tarde, y mis opciones son: taller de armonía con abanico incluido (sic), colgarme en la red, romperme el coxis con los patines en linea o irme a dormir la gran siesta del sábado tarde a la espera de la gran fiesta del sábado noche (eh?!).
Como estoy en proceso voy a probar con los patines... tal vez los ángeles me acompañen esta vez y no sufra lesiones (llevan una temporadita que me han dejado a mis anchas)...

2 comentarios:

Príncipe Bastardo dijo...

Hace mucho que quiero leer a cioran, pero acá no se encuentra por ningun lado. Lo único del absurdo filosófico que encontre es el mito de sísifo de Camus

Raticulina dijo...

En www.quedelibros.com puedes descargarte bastantes libros suyos. Pero he de decirte que, visto en perspectiva, me amargué la adolescencia leyéndolo a él y otros tantos...
Ya me lo dijo mi ex: tanta letra no puede ser buena!