27 de febrero de 2009

Mis talentos y yo


He asistido durante 4 días a un curso de coaching promovido por el Ayuntamiento de un pueblo vecino. En concreto era para descubrir los talentos que tenemos. El próximo curso, la semana que viene, versará sobre cómo ponerlos en marcha en tu vida. Autoliderazgo: un básico.
Primer día:
En una proporción de 8 mujeres por 3 hombres, todos así como de mediana edad como yo, nos sentamos en círculo gestalt cada cual con su libretita. La coach, estupenda y con voz propia, nos anima el primer día con un optimismo desbordante. Y nos pone deberes... Buscar 50 talentos propios y anotarlos uno detrás de otro. Todos nos movemos inquietos y empiezan a escucharse voces en off: "Será 50 talentos entre todos, no?...", "Ay, Dios, pero si yo no sé hacer nada...", "¿No vale poner antitalentos? esos me los sé y son más de 50..." ,"¿Y han de ser 50?!"... No, podemos poner MAS si queremos, nos concede la coach. Empezamos a reírnos, de puro desasosiego, hasta que nos aclara que los talentos en el coaching son habilidades y capacidades que uno tiene per se. ¿Ejemplos? Ser paciente o organizado o intuitivo o comunicativo.... Respiramos un poco aliviados y nos vamos dispuestos a intentar satisfacer a esa gran mujer, y no morir en el intento.
Segundo día:
Empezamos mal, me digo, cuando veo que la mujer sentada a mi lado saca un papelito de 10x10 cms y observo de reojo que sólo tiene cuatro o cinco palabras anotadas...La miro comprensiva y pienso que su autoestima es aún más baja que la mía, que está por los suelos, porque aunque me ha costado sudor y lágrimas tengo los 50 talentos bien pulcros en mi libreta. Ni uno más ni uno menos. Así soy yo.
Mis talentos son tan receptivos, tan yin, que lanzo la duda que me corroe... a dónde coño voy con eso?¡ Gracias al talento cooperativo de los presentes y el alma amable de la coach, todos -yo incluida- nos vamos con la sensación de ser únicos, irrepetibles y valiosos. Ahí es ná.
Y con más deberes: identificar de una lista inmensa de talentos, aquel que crees es tu talento máximo.
Tercer día:
Me remuevo en la silla. Eso de estrechar tanto el círculo me ha puesto nerviosa. ¿Cómo decidirme por un sólo talento? ¿Y si no escojo bien, resultando que encamino mi vida hacia una dirección que no era? Observad que aquí ya había perdido toda perspectiva de la realidad y creía que una elección de este tipo condicionaría mi vida para siempre...
O sea que escojo el sentido del humor. Si me quedo así pa'siempre, me quedaré riendo.
Cuarto día:
He esperado cada día del curso con ilusión y éste en especial... ¿Voy a descubrir por fin qué voy a ser de mayor? ¿Me será revelado el misterio de mi pobre existencia?...
Peor. Salgo sabiéndolo pero con deberes para toda una vida. He de:
- Tener un dominio energético del tiempo
- Ser activa y resolutiva
- Identificar mis miedos y trascenderlos
- Practicar el autoconocimiento
- Tener buen humor (lo tengo, éste lo tengo!!)

PD de la coach: "No hay viento favorable para quien no sabe adonde va" (Séneca)

(Foto tomada de internet, desconozco autor)

10 comentarios:

El que corre con lobos dijo...

Hola Raticulina; Hace tiempo hice un ejercicio parecido, y cierto es que nos cuesta reconocer nuestros talentos. Quisieramos que estos sean por lo menos extraordinarios sin embargo nos son tan familiares y banales que ni nos percatemos de ellos si no tras un esfuerzo.
Así nos crearon, todos tenemos talentos, cualidades, dones y habilidades que no son propios, a veces difíciles de identificar. Aunque lo mas difícil todavía es saber como descubrirlo para praticarlos y acrecendarlos.
Quizás basta con dejar de enfocarnos en los aspectos negativos que vemos en los demás, de criticarlos y juzgarlos para ir tomando el habito de enfocarnos en los aspectos positivos y talentosos de los demás y de los nuestros propios.
Un cariñoso apretón de manos.

Príncipe Bastardo dijo...

Pero tal vez lo que para mí son talentos, para otros son defectos, hay que pensar que eso de los talentos es terriblemente subjetivo, terriblemente dual.
Y nadie te va a salvar de la duda de la existencia. Y si alguien te salva, es mentira, vos te tenés que construir a vos misma o no vas a poder soportarte.
No se puede pensar en esas cosas. "es mejor callar" como dice Watts acerca de Wittgenstein.

Anónimo dijo...

Sí, lo tienes. Y no sólo eso. Lo compartes, lo contagias a tu alrededor. Y eso se agradece

cerriwden dijo...

querida raticulina
La intuición activa no cuenta.
¿que es un manejo energético del tiempo?
Me hubiera gustado ir; cuando desarrolle la bilocación me va a tener por ahí.
quería transmitirle un premio de oro.
Que viene con algunas consignas,no las tiene que cumplir todas.
Besos cerriwden
perdón.

Raticulina dijo...

El que corre con lobos: Exacto, los talentos propios nos son tan familiares que no les damos importancia. Como no nos cuestan esfuerzo tendemos a infravalorarlos... Y sin embargo, con ellos fluimos y somos nosotros.

Príncipe Bastardo: De acuerdo también. No hay baremos ni tablas de medir talentos. La cuestión no es alcanzar seguridad sino autoconocimiento...para olvidarte luego.

Anónimo: Si yo lo tengo, tú también!

Cerriwden: Partiendo de que Tiempo=Vida, significaría algo así como administrarlo eficientemente siempre en función de lo que sea significativo para cada uno. Ah, y con Atención.
Gracias otra vez por el premio. Entiendo que no hay un Gran Hermano ni una maldición por la red para los que no sigan las consignas...
Pero, ¿tengo que poner el chirimbolo en mi blog? ¿caducidad del mismo?

Besos a todos

Anónimo dijo...

Suena bien, me gusta leer tu blog, acaba de agregar a mis favoritos;)

Raticulina dijo...

Gracias, me gustaría corresponderte pero no sé cómo, Anónimo!

Anónimo dijo...

Gran post. No se puede esperar a leer los siguientes:)

Anónimo dijo...

Acabo de añadir a su página web a mis favoritos. Me gusta leer sus mensajes. Gracias!

Anónimo dijo...

Gracias, buen trabajo! Este fue el material que tenía que tener.