24 de febrero de 2009

Intención


He dejado de remenear la mierda con un palo (como decimos los catalanes). Ya no soy una convaleciente de este año apocalíptico que empezó con una ruptura, siguió con sexo transgresor y viejas adicciones varias, y ha culminado en desamor. No es que me sienta más yo, literalmente no me encuentro, pero tampoco es tan dramático porque lo que he perdido no lo echo en falta. Si decido quedarme atrapada entre cuatro paredes o calzarme los patines en linea es una elección que ya no viene predeterminada por emociones tóxicas sino por elección volitiva. Respiro con mis pulmones, silbo. Poco a poco reconozco a mis padres, a mis hijos, a mis amigos y conocidos.
Voy a recomponerme, por quincuagésima vez, escogiéndome con mucho cuidado. Voy a mimarme.

4 comentarios:

cerriwden dijo...

Bienvenida al mundo de la regeneración entonces.
Muchos besos de mi parte para colaborar con los mimos.

Raticulina dijo...

Gracias, los acepto encantada.
¿Alguien da más?

Anónimo dijo...

Por supuesto!
Muchos besitos para ti.
Ya es hora de ver las cosas como son y no como uno es.
Enhorabuena!

Raticulina dijo...

Pues si, se te nota el acento catalán en los signos de exclamación. ¡¡¡Jaaaa!!!

Besos también para ti.