9 de febrero de 2009

Hace 22 años



Foto: Raticulina



vivía él, vivía yo con desesperación y deseo, salía a la calle con mirada voraz y rozaba con mi hombro las paredes, cargaba en mí toda la culpa del mundo y me hundía en las grietas del asfalto

2 comentarios:

cerriwden dijo...

Desesperación, deseo y pasión son mis estados habituales.
También he cargado la culpa del mundo.
Ya no.
Muchos besos.
Hermoso.

Raticulina dijo...

Por suerte yo tampoco la cargo ya. He cambiado la culpa por la responsabilidad.
Gracias por pasarte por aquí.