22 de febrero de 2009

Descansando en la Vacuidad


"No es difícil tener un atisbo, un sabor, un vislumbre de lo no dual. Pero, según las tradiciones no duales, éste no es más que el comienzo. Cuando usted descansa en ese estado no creado de inmediatez pura, de libertad pura, comienzan a ocurrir cosas raras. Todas las tendencias subjetivas con las que usted se había identificado anteriormente -todos aquellos pequeños yoes o sujetos que mantenían el hiato entre el vidente y lo visto- comienzan a consumirse en el fuego liberador de la no dualidad, un período muy interesante durante el cual todos los pequeños yoes salen gritando a la superficie hasta llegar a desaparecer.
Cuando usted reposa en la libertad primordial de Un solo Sabor deja de actuar en función de esas tendencias subjetivas hasta que mueren de aburrimiento, pero, tratándose de una muerte, es muy intensa. Usted no tiene que hacer nada excepto mantenerse ahí -o dejarlo estar- ; es irrelevante. Y todo eso se logra espontáneamente por la intensa expansión de la libertad primordial. Pero usted está siendo quemado vivo, y eso ¡Dios! resulta de lo más divertido.
Poco importa el tipo de experiencia que aparezca, porque el estado simple, natural, no dual y no creado es anterior a la experiencia, anterior a la dualidad y engloba gozosamente todo lo que aparezca. Pero aparecen cosas raras y usted debe permanecer en ese "esfuerzo sin esfuerzo" durante un tiempo y morir de continuo estas pequeñas muertes. Ahí, de hecho, es donde comienza la práctica real."
Ken Wilber: Breve historia de todas las cosas (Kairós)

PD: Las cursivas son mias. Estoy sin palabras.


(Pintura zen sacada de internet)

No hay comentarios: