27 de enero de 2009

Yes, we can !

Título alternativo: Por sus neveras los conoceréis...
He estado a punto de sucumbir al fervor mediático y colgar una foto de Obama, silueteada, en mi nevera. Aparece con el brazo extendido y el índice apuntando hacia arriba. He cogido mi mejor rotulador y del dedo he hecho brotar su lema, que bien puede convertirse en la nueva corriente de auto ayuda de última generación: Yes, we can!. De hecho mi amiga y yo ya la practicamos desde hace días; si a una de nosotras se le baja el ánimo, la otra sólo tiene que soltar Yes, we can! , y nos regocijamos.
La fotofrigorífica en cuestión estaría flanqueada a su derecha por el menú escolar al cual en un acto de rendición subrayé con fosforito amarillo las palabras "verdura" y "ensalada", intentando de este modo aplacar mi conciencia cuando por la noche cocino pasta, patatas, huevo o carne.
A su izquierda, y algo descoloridas, se encontraría con dos fotos más: una de mi ex perrito de la infancia en la que parece una bola de algodón, y otra de mi amiga del alma y yo, sentadas en el suelo sonrientes, en el punto cero de nuestro país: en el centro del centro de la plaza Cataluña. La foto también tiene lema: Buscando nuestro centro...
Por último, obviando papeles varios e imanes variopintos, y presidiendo desde abajo, cerraría la exhibición simbólica un viejo póster de un tigre blanco de Bengala. Majestuoso y digno, hace honor a la frase que le estampé en el pecho: La fuerza de la fe.
Esta mañana, sin embargo, buscando haikus para empezar el día, me he tropezado con dos que me han salvado de cometer tal desatino. Uno ha merecido una entrada aparte en este blog y el otro, de Yaohiko, ha sido el elegido para sustituir la foto de Obama:
Una noche corta
Me despierta de un sueño
Que parecía largo

No hay comentarios: